Tu página web

Cada negocio necesita publicidad – todo el mundo lo sabe. Pero la variedad de los tipos de publicidad es tan amplia en todos los sentidos – como en los materiales que se usan, los espacios que ocupan, tanto y en el precio que uno tiene que pagar. Las vallas publicitarias, por ejemplo, son caras, limitadas, estáticas y tienen el público muy limitado, aunque a nivel local pueden ser eficaces; los anuncios en televisión son muy caros, pero al contrario de la vallas publicitarias, son dinámicos y tienen la audiencia mucho más amplia. También hay periodicos y revistas, las tarjetas de visitas y otros tipos de publicidad – entre otros, las páginas web.

Las páginas web son relativamente baratas, pueden ser muy dinámicas y en potencia con la audiencia prácticamente ilimitada. A diferencia de todos los demás tipos de publicidad, las páginas web pueden ser gestionables y el empresario en cualquier momento puede cambiar el contenido de su web sin ningún gasto adicional. Imagínese cambiar el número de teléfono en una valla publicitaria – ¡son muchas horas de trabajo, materiales nuevos y un gasto irrecuperable! En la página web son un par de minutos sin ningún gasto adicional.

Otra diferencia es el modo de cómo la publicidad llega hasta su público – la mayoría de los tipos de publicidad intentan que las vea máxima cantidad de personas para que la vea aquel uno de cientos a quien le interese la cuestión, pero eso no garantiza que sea eficaz, al contrario, de los miles de los que la vean, unos cuantos quizá estarán interesados en el producto – para los demás es una molestia. Por ejemplo, si alguien no tiene coche, no le interesará en absoluto encontrar las ofertas de un taller mecánico en su buzón de correo; a muy pocos hombres les interesan los anuncios de maquillaje femenino o tinte del pelo.

Con la página web es casi todo lo contrario – las personas interesadas buscan lo que les interesa más en Internet. De ese modo, de 100 personas que vean la web, casi todos estarán interesadas en el producto o servicio que ofrece su empresa. Así la productividad de la página web es mucho más alta que de cualquier otro tipo de publicidad.

Realmente su página web puede actuar simultáneamente como su tarjeta de visita, el portfolio, catálogo de productos o una tienda virtual – las vallas publicitarias no venden, ¿verdad? – con la tienda virtual el empresario tendrá el dinero ingresado en su cuenta después de que el cliente (que puede estar en la otra punta del continente o en el piso de al lado) haga un par de clicks. Su web podría ser como un empleado más en su empresa, pero cobrando mucho menos :)

Entonces, cada empresario se debe hacer siguientes preguntas: ¿me interesa tener más clientes? ¿puede una web ayudarme a encontrarlos?  Si las respuestas son claras – visite nuestra página de Precios y contacte con nosotros usando nuestro formulario de Contacto.

Por otro lado, una página web no solo es publicidad – también puede trabajar para usted casi como un empleado más. Puede recibir reservas, enviar correos electrónicos a sus clientes, hasta puede vender sus productos o servicios.